Tendencias bodas civiles 2021

Tendencias bodas civiles 2021

Tendencias bodas civiles 2021

Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

 

 

Tendencias bodas civiles 2021

Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

 

 

“La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

 Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

“La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

 Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

“No será fácil, será muy difícil.

Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

todos los días”.

VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

“No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

 

 

La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

 

 

Características de

unos buenos votos

Características de unos buenos votos

^

SINCEROS

Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

^

BIEN COMUNICADOS

El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

^

BREVES

No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

^

SINCEROS

Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

^

BIEN COMUNICADOS

El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

^

BREVES

No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

así será

Preguntas frecuentes sobre los votos

1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

     

    4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

    Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

    5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

    En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

    6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

    Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

    Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

     

     

     

    así será

    Preguntas frecuentes sobre los votos

    1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

    En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

    2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

    Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

    3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

    No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

       

      4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

      Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

      5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

      En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

      6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

      Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

      Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

       

       

       

      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

      Información católica de Catholic

      Artículo anglosajón de St.Thomas

      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

      Información católica de Catholic

      Artículo anglosajón de St.Thomas

      Gratis

      Oficia Mi Ceremonia

      Música para la boda civil: gratis

      Música para la boda civil: gratis

      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

       

       

      Música para la boda civil: gratis

      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

       

       

      “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

      “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

      “No será fácil, será muy difícil.

      Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

      todos los días”.

      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

      “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

       

       

      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

       

       

      Características de

      unos buenos votos

      Características de unos buenos votos

      ^

      SINCEROS

      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

      ^

      BIEN COMUNICADOS

      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

      ^

      BREVES

      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

      ^

      SINCEROS

      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

      ^

      BIEN COMUNICADOS

      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

      ^

      BREVES

      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

      así será

      Preguntas frecuentes sobre los votos

      1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

      En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

      2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

      Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

      3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

      No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

         

        4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

        Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

        5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

        En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

        6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

        Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

        Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

         

         

         

        así será

        Preguntas frecuentes sobre los votos

        1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

        En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

        2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

        Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

        3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

        No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

           

          4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

          Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

          5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

          En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

          6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

          Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

          Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

           

           

           

          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

          Información católica de Catholic

          Artículo anglosajón de St.Thomas

          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

          Información católica de Catholic

          Artículo anglosajón de St.Thomas

          Gratis

          Oficia Mi Ceremonia

          Guión de ceremonia boda civil

          Guión de ceremonia boda civil

          Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

           

           

          Guión de ceremonia boda civil

          Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

           

           

          “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

           Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

          Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

          Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

          “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

           Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

          Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

          Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

          VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

          “No será fácil, será muy difícil.

          Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

          todos los días”.

          VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

          “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

          La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

          El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

           

           

          La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

          El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

           

           

          Características de

          unos buenos votos

          Características de unos buenos votos

          ^

          SINCEROS

          Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

          ^

          BIEN COMUNICADOS

          El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

          ^

          BREVES

          No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

          ^

          SINCEROS

          Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

          ^

          BIEN COMUNICADOS

          El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

          ^

          BREVES

          No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

          así será

          Preguntas frecuentes sobre los votos

          1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

          En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

          2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

          Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

          3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

          No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

             

            4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

            Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

            5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

            En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

            6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

            Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

            Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

             

             

             

            así será

            Preguntas frecuentes sobre los votos

            1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

            En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

            2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

            Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

            3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

            No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

               

              4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

              Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

              5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

              En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

              6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

              Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

              Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

               

               

               

              Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

              Información católica de Catholic

              Artículo anglosajón de St.Thomas

              Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

              Información católica de Catholic

              Artículo anglosajón de St.Thomas

              Gratis

              Oficia Mi Ceremonia

              Protocolo en la ceremonia civil: Anillos

              Protocolo en la ceremonia civil: Anillos

              Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

               

               

              Protocolo en la ceremonia civil: Anillos

              Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

               

               

              “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

               Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

              Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

              Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

              “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

               Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

              Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

              Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

              VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

              “No será fácil, será muy difícil.

              Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

              todos los días”.

              VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

              “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

              La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

              El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

               

               

              La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

              El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

               

               

              Características de

              unos buenos votos

              Características de unos buenos votos

              ^

              SINCEROS

              Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

              ^

              BIEN COMUNICADOS

              El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

              ^

              BREVES

              No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

              ^

              SINCEROS

              Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

              ^

              BIEN COMUNICADOS

              El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

              ^

              BREVES

              No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

              así será

              Preguntas frecuentes sobre los votos

              1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

              En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

              2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

              Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

              3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

              No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                 

                4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                 

                 

                 

                así será

                Preguntas frecuentes sobre los votos

                1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

                En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

                2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

                Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

                3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

                No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                   

                  4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                  Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                  5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                  En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                  6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                  Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                  Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                   

                   

                   

                  Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                  Información católica de Catholic

                  Artículo anglosajón de St.Thomas

                  Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                  Información católica de Catholic

                  Artículo anglosajón de St.Thomas

                  Gratis

                  Oficia Mi Ceremonia

                  Protocolo en la ceremonia civil: entradas y salidas

                  Protocolo en la ceremonia civil: entradas y salidas

                  Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

                   

                   

                  Protocolo en la ceremonia civil: entradas y salidas

                  Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

                   

                   

                  “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

                   Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

                  Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

                  Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

                  “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

                   Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

                  Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

                  Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

                  VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

                  “No será fácil, será muy difícil.

                  Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

                  todos los días”.

                  VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

                  “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

                  La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

                  El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

                   

                   

                  La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

                  El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

                   

                   

                  Características de

                  unos buenos votos

                  Características de unos buenos votos

                  ^

                  SINCEROS

                  Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

                  ^

                  BIEN COMUNICADOS

                  El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

                  ^

                  BREVES

                  No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

                  ^

                  SINCEROS

                  Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

                  ^

                  BIEN COMUNICADOS

                  El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

                  ^

                  BREVES

                  No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

                  así será

                  Preguntas frecuentes sobre los votos

                  1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

                  En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

                  2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

                  Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

                  3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

                  No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                     

                    4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                    Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                    5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                    En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                    6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                    Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                    Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                     

                     

                     

                    así será

                    Preguntas frecuentes sobre los votos

                    1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

                    En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

                    2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

                    Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

                    3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

                    No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                       

                      4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                      Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                      5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                      En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                      6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                      Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                      Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                       

                       

                       

                      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                      Información católica de Catholic

                      Artículo anglosajón de St.Thomas

                      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                      Información católica de Catholic

                      Artículo anglosajón de St.Thomas

                      Gratis

                      Oficia Mi Ceremonia

                      Protocolo ceremonia civil: asientos

                      Protocolo ceremonia civil: asientos

                      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

                       

                       

                      Protocolo ceremonia civil: asientos

                      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

                       

                       

                      “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

                       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

                      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

                      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

                      “La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales”

                       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo “wedd”, que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

                      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a “escribir sus propios votos matrimoniales”. Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el “Tener y sostener” y “De ahora en adelante”. Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

                      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

                      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

                      “No será fácil, será muy difícil.

                      Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

                      todos los días”.

                      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

                      “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

                      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

                      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

                       

                       

                      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

                      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

                       

                       

                      Características de

                      unos buenos votos

                      Características de unos buenos votos

                      ^

                      SINCEROS

                      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

                      ^

                      BIEN COMUNICADOS

                      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

                      ^

                      BREVES

                      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

                      ^

                      SINCEROS

                      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

                      ^

                      BIEN COMUNICADOS

                      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

                      ^

                      BREVES

                      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo “Te quiero”, este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

                      así será

                      Preguntas frecuentes sobre los votos

                      1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

                      En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

                      2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

                      Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

                      3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

                      No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                         

                        4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                        Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                        5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                        En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                        6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                        Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                        Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                         

                         

                         

                        así será

                        Preguntas frecuentes sobre los votos

                        1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra “obedecer”?

                        En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra “obedecer”. Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

                        2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

                        Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay “Sí, quiero”, ni momento de los anillos.

                        3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

                        No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea “los votos tradicionales” y solo tengáis que decir “Sí, acepto o Si, quiero”. 

                           

                          4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

                          Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

                          5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

                          En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

                          6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

                          Juliana: “Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'”.

                          Miguel: “Juli prometió comprar solo un perro más”.

                           

                           

                           

                          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                          Información católica de Catholic

                          Artículo anglosajón de St.Thomas

                          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

                          Información católica de Catholic

                          Artículo anglosajón de St.Thomas

                          Gratis

                          Oficia Mi Ceremonia

                          Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

                          ACEPTAR
                          Aviso de cookies
                          ×