Música para la boda civil: gratis

Música para la boda civil: gratis

Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

 

 

Música para la boda civil: gratis

Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

 

 

«La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales»

 Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo «wedd», que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a «escribir sus propios votos matrimoniales». Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el «Tener y sostener» y «De ahora en adelante». Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

«La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales»

 Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo «wedd», que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a «escribir sus propios votos matrimoniales». Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el «Tener y sostener» y «De ahora en adelante». Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

“No será fácil, será muy difícil.

Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

todos los días”.

VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

“No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

 

 

La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

 

 

Características de

unos buenos votos

Características de unos buenos votos

^

SINCEROS

Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

^

BIEN COMUNICADOS

El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

^

BREVES

No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo «Te quiero», este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

^

SINCEROS

Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

^

BIEN COMUNICADOS

El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

^

BREVES

No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo «Te quiero», este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

así será

Preguntas frecuentes sobre los votos

1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra «obedecer»?

En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra «obedecer». Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay «Sí, quiero», ni momento de los anillos.

3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea «los votos tradicionales» y solo tengáis que decir «Sí, acepto o Si, quiero». 

     

    4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

    Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

    5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

    En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

    6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

    Juliana: «Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'».

    Miguel: «Juli prometió comprar solo un perro más».

     

     

     

    así será

    Preguntas frecuentes sobre los votos

    1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra «obedecer»?

    En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra «obedecer». Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

    2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

    Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay «Sí, quiero», ni momento de los anillos.

    3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

    No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea «los votos tradicionales» y solo tengáis que decir «Sí, acepto o Si, quiero». 

       

      4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

      Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

      5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

      En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

      6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

      Juliana: «Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'».

      Miguel: «Juli prometió comprar solo un perro más».

       

       

       

      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

      Información católica de Catholic

      Artículo anglosajón de St.Thomas

      Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

      Información católica de Catholic

      Artículo anglosajón de St.Thomas

      Gratis

      Oficia Mi Ceremonia

      Protocolo ceremonia civil: asientos

      Protocolo ceremonia civil: asientos

      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

       

       

      Protocolo ceremonia civil: asientos

      Conocer el origen y evolución de los votos matrimoniales te hará comprender mejor el por qué son tan importantes en una ceremonia civil o religiosa. Si estás pensando en contraer matrimonio por lo civil, entenderás que tienen un peso muy importante en el acto matrimonial. 

       

       

      «La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales»

       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo «wedd», que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a «escribir sus propios votos matrimoniales». Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el «Tener y sostener» y «De ahora en adelante». Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

      «La verdadera historia del origen de los vosotros matrimoniales»

       Los votos matrimoniales no siempre han dependido de los novios. La palabra boda deriva de una palabra del inglés antiguo «wedd», que significa apostar o canjear una promesa. A los novios se les habría pedido que aceptasen los arreglos de la vivienda o las divisiones de propiedades, generalmente hechas entre las familias de la novia y el novio, en voz alta, antes de la reunión típicamente fuertemente armada de parientes y habitantes del pueblo. Todo para evitar futuros problemas. Esto nos recuerda que el amor no siempre fue el motivo de una boda.  Los matrimonios eran relaciones legales entabladas entre un hombre y una mujer o entre dos familias, y los votos era la aceptación del contrato.

      Ee en las décadas de 1960 y 1970, cuando las novias y los novios comienzan a «escribir sus propios votos matrimoniales». Se cree que fueron las iglesias anglicanas (Inglaterra) las que introdujeron una parte importante de los votos el «Tener y sostener» y «De ahora en adelante». Esto es exactamente lo que implican los votos, ¡hacer la promesa de que a partir de hoy, sois un equipo!

      Originalmente el matrimonio era un arreglo entre familias y solo bien llegados al S.XIV empieza a ser bendecido por la iglesia. Probablemente no fue hasta el siglo XIV que se empiezan a originar las primeras bodas dentro de la iglesia donde algunos historiadores citan que ya se daban votos en lenguas vernácula. 

      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

      “No será fácil, será muy difícil.

      Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo,

      todos los días”.

      VOTOS DE EL DIARIO DE NOAH

      “No será fácil, será muy difícil. Y tendremos que esforzarnos todos los días, pero deseo hacerlo porque te quiero. Quiero todo de ti, para siempre, tú y yo, todos los días”.

      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

       

       

      La Iglesia, acepta los votos tras el Concilio de Trento.

      El primer milagro de Cristo a petición de su Madre es en las Bodas de Caná. (Cfr. Jn. 2, 1-11). Esta presencia de Él en un matrimonio es muy significativa para la Iglesia, pues significa el signo de que – desde ese momento – la presencia de Cristo será eficaz en el matrimonio.  “Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre”. (Mt. 19, 6). Para la Iglesia católica, la formalización de los procedimientos matrimoniales se produjo en el decreto que Tametsi emitió en 1563 durante el Concilio de Trento, que requería que el párroco fuera uno de los testigos de un matrimonio. El Misal siguió en 1570 y contenía una orden para una misa nupcial, ya que en ese momento el catolicismo definía claramente el matrimonio como uno de los siete sacramentos, un asunto que había estado en disputa hasta el Concilio de Florencia en 1439 . Los fines del matrimonio son el amor y la ayuda mutua, la procreación de los hijos y la educación de estos. (Cfr. CIC no. 1055; Familiaris Consortio nos. 18; 28).

       

       

      Características de

      unos buenos votos

      Características de unos buenos votos

      ^

      SINCEROS

      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

      ^

      BIEN COMUNICADOS

      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

      ^

      BREVES

      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo «Te quiero», este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

      ^

      SINCEROS

      Lo normal es que te cases con quien amas, por consiguiente, no te será difícil escribir unas diez líneas o menos, sobre tus sentimientos. Es bueno que te inspires en nuestra guía por si no saber por donde empezar.

      ^

      BIEN COMUNICADOS

      El único secreto de hablar bien en público es que se practica todo antes. Y, por supuesto, no se deja nada a la improvisación. Trata de mirar a los ojos y todo saldrá como imaginas. 

      ^

      BREVES

      No escribas cuatro hojas, tampoco te quedes con un sencillo «Te quiero», este día es para transmitir y prometer, pero tampoco para escribir unas memorias. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

      así será

      Preguntas frecuentes sobre los votos

      1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra «obedecer»?

      En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra «obedecer». Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

      2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

      Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay «Sí, quiero», ni momento de los anillos.

      3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

      No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea «los votos tradicionales» y solo tengáis que decir «Sí, acepto o Si, quiero». 

         

        4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

        Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

        5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

        En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

        6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

        Juliana: «Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'».

        Miguel: «Juli prometió comprar solo un perro más».

         

         

         

        así será

        Preguntas frecuentes sobre los votos

        1) ¿Los votos tradicionales usan la palabra «obedecer»?

        En la tradición judeocristiana, los votos incluían la palabra «obedecer». Pero con la evolución cultural se ha suprimido (al menos en las ceremonias que nosotros oficiamos).

        2) ¿Tengo que hacer votos matrimoniales en la ceremonia de mi boda?

        Respuesta corta: no, al menos que la pareja esté de acuerdo. Muchos cónyuges concluyen la boda con un rito civil y no hay «Sí, quiero», ni momento de los anillos.

        3) ¿Tengo que leerlos? ¿Se pueden llevar aprendidos? 

        No, si quieres puedes llevarlos aprendidos, pero puedes ponerte nervios@ y olvidarlos… Alicia, oficiante de Mi Ceremonia, los lleva siempre impresos en un papel precioso. Por si se te olvidan… 😉  También, existe la opción de que sea la oficiante quien os lea «los votos tradicionales» y solo tengáis que decir «Sí, acepto o Si, quiero». 

           

          4) ¿Cuáles son los votos matrimoniales tradicionales que lee el oficiante? En la tradición nupcial europea, se usan estos:

          Yo, (novio), te recibo a ti, (novia), como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así́ amarte y respetarte todos los días de mi vida

          5) ¿Quién pronuncia sus votos primero, hombre o mujer?

          En casi todas las tradiciones, el hombre (el novio) recita primero sus votos. Pero la nación nativa americana Mohawk hace que las mujeres vayan primero.

          6) ¿Hay otra forma de hacer unos votos divertidos y dispares Claro, ¿qué te parece esto?

          Juliana: «Miguel prometió cambiarme de ‘Juli Rollito’ en su teléfono móvil a ‘esposa'».

          Miguel: «Juli prometió comprar solo un perro más».

           

           

           

          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

          Información católica de Catholic

          Artículo anglosajón de St.Thomas

          Este artículo se ha redactado gracias a Blog de la Doctora en Historia y Romance, Laura Vivanco

          Información católica de Catholic

          Artículo anglosajón de St.Thomas

          Gratis

          Oficia Mi Ceremonia

          10 preguntas para el oficiante de nuestra boda

          10 preguntas para el oficiante de nuestra boda

          10 preguntas para el oficiante de nuestra boda

          Antes de contratar a un proveedor para tu ceremonia, asegúrate de que responde con claridad a estas 10 preguntas. Es mejor tener seguro lo que deseáis que no llevaros sorpresas en el gran día. 

          «No hacer estas preguntas es un error que puede arruinar la boda»

          Si ya tienes claro quién será vuestro proveedor de ceremonia civil, es importante que le realices las preguntas que aparecen en este post, pero, si todavía no saber quién será el o la definitiva, te recomiendo que te pases antes por el contenido «Cómo elegir a un oficiante».

          OPINIONES

          «Nos decidimos por Alicia porque nos explicó en la primera reunión un montón de detalles que nunca nadie nos había dicho… y eso que ya habíamos visto a dos proveedores más»

          1. Si me caso contigo,¿tiene validez legal?

          La mayoría de los oficiantes realizan ceremonias simbólicas, es decir que no tienen validez legal. Actualmente, en España, sólo pueden casar legalmente los Alcaldes, los concejales y los notarios. Este servicio legal a veces se oferta en fincas que tienen acuerdo extraordinarios con ayuntamientos de su localidad con el fin de garantizar un número de clientes al año o por ofertar en sus menús, la opción de que te cases «en vivo» y legalmente. En otras ocasiones, algunos notarios se desplazan a las fincas u hoteles pertinentes y que siempre correspondan a su distrito. Cuidado con aquellos que te ofertan realizar todos los trámites del juzgado o que te garantizan una boda rápida y saltando las listas de espera… ¡Hay cosas imposibles! 

          Si incluso sabiendo que no tiene validez legal deseas firmar un documento con un valor emocional, Mi Ceremonia te recomienda que lo hagas en un libro acta matrimonial que incluya todos los detalles de lo ocurrido en la ceremonia. Este libro se puede entregar el día de la ceremonia o después, con las fotos del mismo día. Siempre está realizado a mano, no son plantillas genéricas y se trata de una obra artesana que podrán firmar todos vuestros familiares y testigos.

           

           

          2. ¿Qué haces y qué no?

          Los oficiantes se dedican exclusivamente a escribir guiones para las ceremonias civiles y coordinarlas el día de la fecha estipulada por contrato. Un maestro de ceremonias puede, además, encargarse de supervisar que tengáis el escenario preparado según vuestros gustos, como por ejemplo con una mesa apropiada, un sillón bonito o una decoración floral, pero estos servicios extras normalmente se coordinan con otros proveedores, como son decoradores de eventos nupciales o floristas. a veces, las fincas suelen incluir unos packs donde ya va un arco de ceremonia, un arreglo floral, el sonido y los asientos de los invitados. Exclusivamente, Mi Ceremonia, se encarga de poner la cartelería de los ‘asientos reservados’, otros detalles de la mesa nupcial (pregunta a Alicia) y, de llevar pies de micrófono por si no tenéis contratados (normalmente se cobran a parte) o un atril para hacer más cómodo el trabajo de los lectores, así como para calmar sus nervios. Por cierto, Alicia da clases de ‘hablar en público’ a todos los familiares que leen en la boda, ¿no te parece increíble?

           

           

           

          3. ¿Qué es un Rito Civil y, qué tengo que hacer?

           

          En los últimos treinta años, se ha puesto muy de moda realizar ritos civiles al clausurar las ceremonias. Se trata de un acto de confirmación que podría ser equivalente al símbolo de los anillos en épocas pasadas. Antiguamente, cuando no existía o no era alcanzable para la familia entregar anillos, se realizaban otro tipo de actos e intercambios simbólicos en señal de su amor. Así es como en nuestro país se usan las llamadas «Ceremonias de… de las arenas, de la luz, de la rosa, del hilo rojo del destino, del vino, del árbol, del arte..». Pasa por nuestro catálogo oficial de ritos civiles y elige el que más se adapte a vosotros. Como siempre dice Alicia, las ceremonias tienen que ser muy de los novios y de su historia, ellos son los verdaderos autores de sus ritos y pasos en la vida, por tanto, ella siempre os recomienda hacer un rito que «de verdad sea vuestro y no porque esté de moda». Normalmente los oficiantes tienen que formar a la pareja en la ejecución del rito que hayan elegido, en el caso de Mi Ceremonia, recibiréis una formación específica para este momento y os aseguraremos el mejor lugar para comprar los materiales necesarios a no ser que deseéis que seamos nosotros quienes los busquemos. 

           

           

          Imprescindible que te confirme

          ^

          4. ¿Tienes un seguro de responsabilidad civil?

          Imprescindible que el profesional que realice vuestra ceremonia tenga un seguro que le ampare de sus comentarios y actos durante la boda.

          ^

          5. ¿Me harás factura?

          Desde hace un año, es obligatorio que presentes las facturas de todos los proveedores en tu declaración de impuestos anuales. Tiene que facturar.

          ^

          6. ¿Me harás contrato?

          Lo ideal es que tengas siempre un contrato que respalde y garantice tu fecha de boda, tu privacidad, el compromiso de lo adquirido y los pagos a realizar.

          Si el oficiante es bueno, estará muy demandado y, es probable, que tu fecha no esté disponible, por eso te recomendamos reservar 12 meses antes de la boda. 

          Ceremonia en el exclusivo Hotel Me Melia Madrid

          7. ¿Cuánto tiempo tiene que durar?

          Normalmente se estipula una duración de entre 30 y 45 minutos como máximo. El motivo de esta duración es que el tiempo de la ceremonia tiene una distribución aproximada para que no resulte pesada, aburrida o demasiado larga. Lo que se trata es que la ceremonia sea una introducción a un acto de amor que durará una media de 10 horas, si comenzamos cansando a los invitados recordarán la boda como «una gran barra libre y una ceremonia coñazo». Si por ejemplo coordinas con el maestro de ceremonias que tiene que tener una duración de 40 minutos, es probable que este intente ajustarla a 35 y así, si hay retrasos, llegar a esos 45 que deseabais.

          En una ceremonia pueden ocurrir muchas cosas que no estaban previstas, como que el coche de los novios o los invitados llegue tarde, que falte el padrino o la madrina y tengamos que esperar… o, incluso, que un invitado tarde en leer y tengamos que alargar su tiempo.

           

           

          8. ¿Qué protocolo vamos a seguir para nuestra boda?

          Como dice Alicia, el que se adapte a tu forma de ser y que de verdad quieras hacer pasar a tus amigos y familiares. Muchas parejas deciden entrar con sus respectivos padres del brazo a la ceremonia, que tengan pajes que les precedan o anuncien la entrada de la novia y el novio… Otros, deciden entrar juntos del brazo e incluso hay parejas que prefieren esperar en el altar. Todo es válido si es válido para ti. En las ceremonias simbólicas del S.XXI no hay obligaciones, existe un protocolo de ceremonia civil y está disponible para quien lo desee, pero si deseas adaptarlo, hazlo. 

          Igualmente pasaría con la ubicación de la pareja en el altar, así como quién lee primero los votos o entrega los anillos. De la misma forma con las canciones de la entrada, salida o lecturas y así con un sin fin de detalles que siempre tendrás que coordinar con tu maestro de ceremonias.  

           

           

          9. ¿Te desplazas por toda España y qué cuesta?

           

          Un oficiante de tu localidad, normalmente, incluirá en su precio el desplazamiento en un radio de 30km desde su domicilio. Lo  habitual es que el desplazamiento no esté incluido en el precio de la ceremonia, porque el oficiante tiene que tener un precio cerrado por su trabajo y otro por el desplazamiento al que se destina ya que una vez puede estar a 1 hora de avión y 6 en coche, o a 30 minutos y un billete de tren… En el caso de Mi Ceremonia, cobra a 1€ el kilómetro desde su domicilio fiscal al destino de los novios siempre que sea fuera de Madrid, es decir fuera de Madrid centro, Sierra de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Segovia, Ávila o Gudalajara. 

           

           

          10.¿Ayudas a los invitados y los novios con los votos y las lecturas?

          En Mi Ceremonia, damos un curso de oratoria personalizado a todas nuestros implicados en las lecturas y los votos.

          Pero no es habitual que lo hagan los oficiantes.  Lo normal es que un oficiante hable con los lectores y les de un tiempo para su lectura (entre 1’30» o 3′ por persona), y que les explique cómo debe estructurarse. FIN. Pero, Alicia da clases a cada uno y habla con ellos por teléfono para que superen todos los miedos, para hacer que su lectura sea recordada para siempre. De igual forma, los novios reciben asesoría personalizada en un curso para escribir sus votos matrimoniales. Algo que sólo tendrás con Mi Ceremonia

           

          la última pregunta

          En Mi Ceremonia, damos un curso de oratoria personalizado a todas nuestros implicados en las lecturas y los votos.

          Pero no es habitual que lo hagan los oficiantes.  Lo normal es que un oficiante hable con los lectores y les de un tiempo para su lectura (entre 1’30» o 3′ por persona), y que les explique cómo debe estructurarse. FIN. Pero, Alicia da clases a cada uno y habla con ellos por teléfono para que superen todos los miedos, para hacer que su lectura sea recordada para siempre. De igual forma, los novios reciben asesoría personalizada en un curso para escribir sus votos matrimoniales. Algo que sólo tendrás con Mi Ceremonia. 

          Cómo escribir los votos matrimoniales

          Cómo escribir los votos matrimoniales

          Cómo escribir los votos matrimoniales

          Los votos de la boda son un momento esencial en cualquier ceremonia. Si bien es cierto que no todas las parejas quieren realizarlos, cuando deciden hacerlos, es de lo más esperado por los invitados y la propia pareja. Se trata de su última carta de amor como solteros y no deja de ser un momento personal compartido. 

           

           

          «Si no es por su ayuda no termino los votos nunca…»

          Escribir tus propios votos no tiene por qué ser una tarea difícil, pero es verdad que muchas veces nos bloqueamos y no sabemos por dónde empezar o cuándo terminar. En Mi Ceremonia te van a dar una guía-curso personalizado para que puedas tener desde secretos de escritura hasta ejemplos muy útiles que te pueden inspirar. 

          Si actualmente estás estresado por escribir los votos matrimoniales, hemos reunido algunos de nuestros consejos más útiles para que la inspiración fluya. Sigue leyendo para obtener una guía paso a paso para elaborar los votos perfectos para el gran día.

          Seamos honestos, si eres tímido o reservado lo pasarás fatal. 

          Después de todo, vuestros votos son esencialmente un recordatorio de lo que se trata esta celebración: hacer un compromiso duradero con el amor de su vida. ¡Es un gran problema, y ​​uno que viene de la mano de mucha presión!

          ¿Por dónde empezar? Dependerá de cómo te imagines el momento de la entrega de los votos. Aquí influye mucho la visión de la pareja y de vuestras preferencias personales. Podéis optar por escribir y compartir los mismos votos, o trabajar en votos individuales que se comparten ese día a modo sorpresa.

          Antes de poner el lápiz sobre el papel, es posible que quieras considerar los pros y los contras de cada opción para tomar una decisión que te parezca adecuada.

          Es mejor sentarse con tu pareja y hablar sobre ambas opciones para determinar qué enfoque será el más adecuado. A veces queréis escribir unos votos con una duración determinada, que terminen en pregunta o que sea el maestro de ceremonias quien ponga la guinda al pastel. 

           

           

          Puede que queráis una boda ante 800 invitados y no os veáis haciendo unos votos demasiado personales o que hablen de vuestra intimidad.  Sean serios o divertidos, todo es posible si los dos estáis de acuerdo en cómo serán… ¡No querrás derramar tu discurso romántico y que tu pareja haga algo divertido!

          Por ejemplo podéis seguir los dos una misma estructura, sería algo así: 

          > Podemos comenzar hablando de …

          • Vuestra primera impresión al conoceros
          • 3 rasgos que amas de él o de ella
          • 3 promesas de compromiso
          • Algo que esperas en el futuro hacer o cumplir con él o ella

          > Si queréis que sea más molón todavía, podéis acordar como arrancarían las frases… 

          • Cuando nos conocimos…
          • Amo tu forma de …
          • Nunca olvidaré…
          • Prometo siempre …
          • No puedo esperar a …

          > Entonces, tienen que terminar igual, o cerramos los votos preguntando lo mismo o lo hace el oficiante… Pero el ‘Sí, quiero’, tiene que ser pronunciado antes de entregar los anillos. 

          ^

          Breves

          Que sean de media página a ordenador tamaño 16 o bien, a mano del tamaño de la tarjeta que Mi Ceremonia os ha regalado.

          ^

          IMAGEN

          No puedes llevar folios de colores, hojas de cuadritos ni nada manchado por café. Lo normal es que los votos los lleves en el bolsillo en el caso de ellos y que sea el padrino quien los entregue a la novia. 

          ^

          COMPROMISO

          Si vas a hacer votos, hazlos desde el corazón. No hagas un copie+paste de Internet. Es una muestra de respeto y cariño hacia tu prometida o prometido, hazlo bien… Ah, y no olvides enviar la copia al oficiante por si la extravías o tienes que resolver dudas.

          así será

          Lo que pasará el día de la ceremonia

          Llegará el momento de la entrega de los anillos y con él se leerán los votos. A veces comienza antes la novia y otras el novio, depende de la pareja.

          Os colocaréis junto al oficiante frente a frente y compartiréis en ese momento vuestras palabras. 

          Si has quedado contento con el proceso realizado con el o la oficiante, siempre se agradecerá que le envíes alguna fotografía de la ceremonia, un vídeo o una opinión extensa en sus redes sociales porque de esta forma otros novios pueden compartir contigo su profesionalidad.

          Pasos de la ceremonia

          ¿Dónde se ejecutan las ceremonias civiles?

          Las bodas civiles que se realizan bien en un edificio público como el Ayuntamiento, Juzgado o Casa de cultura, al aire libre o en fincas, cuentan todas con el mismo protocolo. La diferencia que encontraréis entre las realizadas en Instituciones y las realizadas en otros destinos, es que en las primeras (en la mayoría de los casos), no se presta atención a las emociones, son trámites puramente legales. Las ceremonias realizadas en localizaciones oficiales suelen ser más breves y no permiten decorados, ni en ocasiones participación de amigos y familiares. 🙂     En cualquier caso, estos son los pasos protocolarios que que se deben dar en una ceremonia civil. Podrás encontrar que ocasiones se cambia el orden de las palabras del Maestro de Ceremonias.

          El orden de entrada y salida en una Ceremonia Civil:

           

          Primero

          (Música ambiental para la espera)

          Los invitados deberán sentarse a su llegada en los lugares que les correspondan.  El protocolo indica que las personas de mayor edad y cercanía a los cónyuges se sienten delante lo más próximo a los novios. 

          Segundo

          (Música para el novio)

          Bienvenida del novio y la madrina (por lo general, la madre del novio)

           

          Tercero

          (Música para la novia)

          Bienvenida de la novia y el padrino, (por lo general, el padre de la novia)

          Cuarto

           (Sin música…)

          Apertura de la ceremonia y lectura del Acta Matrimonial

          Quinto

          (Sin música)

           Palabras del Maestro de Ceremonias. 

          Sexto

          (Música para las lecturas, pueden ser 1 o 3)

           Lectura de los amigos y familiares

          Sétimo

          (Música para el niño o la mascota)

           Recepción de los anillos

          Octavo

          (Sin música)

           Lectura de los tres Artículos del Código Civil, (66, 67, 68)

          Noveno

          (sin música)

           Aceptación del consentimiento con la entrega de los anillos

          Décimo

          (Música opcional)

           Clausura de la ceremonia con las arras, el rito matrimonial, etcétera. 

          Onceavo

          (Música para la salida de los recien casados)

          Salida de la ceremonia primero los novios,

          después los padrinos,

          después los amigos más cercanos

          y más tarde el resto.