¿Cómo escribir un discurso de boda?

¿Te han pedido que leas en la ceremonia de un amigo, hermano, primo, compañero? ¡Enhorabuena! Es un honor que te den esta oportunidad, a si que aprovechémosla.

Muchas veces sabéis qué queréis decir, pero no tenéis la seguridad de que “la forma” sea la correcta. Por eso, hemos redactado unos tips para que sepas cómo tienes que empezar con tu escritura. Sólo tienes que seguirlos y practicar mucho. ¡Suerte!

Primer paso:

Ponte en contacto con el oficiante de la boda. Si el oficiante tiene un servicio de asesoría en las lecturas estará dispuesto a escucharte y ayudarte con la corrección. Nosotros lo ofrecemos gratuitamente en nuestras ceremonias.

Segundo paso:

Marca una fecha límite para dar por finalizado el discurso. Normalmente nos gusta deciros que sea un mes antes de la ceremonia, ¿por qué tan pronto? Porque de esta forma tienes tiempo suficiente para que se te olvide lo que has escrito y puedas añadir algo más, o bien, tiempo para ensayarlo bien.

Tercer paro:

Comienza con un esquema de lo que te gustaría decir.  En todo texto para hablar en público hay tres partes:

  • Inicio  (escribe un borrador de ideas de qué dirías para arrancar)
  • Desarrollo (anota que te gustaría que decir)
  • Final (ponte un hipotético final)

Cuarto paso:  Comienza a escribir; vale, ¿cómo?

– El Inicio:

Utiliza una frase llamativa o un poco de humor, puede ser sobre ti mismo o sobre la persona para la que escribas el discurso. Recuerda, no te rías de nadie… Quiere decir algo simpático o alagador, como por ejemplo:

“Es un placer estar en la boda de la pequeña Marian, la niña que nos regalaba su sonrisa y su risa incluso en un mal día”…

“El amor está en el aire y hoy está aquí, con Luca y Jhon…”

… “Quién te iba a decir Marquitos que llegaría el día de tu boda, tú que siempre fuiste un gambitero…. -esperas a las risas-…., buscando corazones que se dejasen conquistar con un baile y dos poemas al viento…” – esperas el oh…-

– Desarrollo:

¿Quién es esa persona para ti? ¿Qué significa? ¿Habéis vivido infancia juntos? ¿Fiestas, colegio, universidad, trabajo? ¿Sois familia? Cuenta travesuras, anécdotas divertidas, cosas que todo el mundo pueda sentirse identificado (no porque formen parte, sino porque les haya ocurrido algo parecido)… ¿Os peleabais? Cuenta algo gracioso de esos momentos, ¡OJO! NADA DE TRAPOS SUCIOS NI RENCORES.

Esa persona, ¿te dio alguna vez un consejo? ¿Cual le darías tú? ¿Recuerdas por qué sois amigos …? Dile lo importante que es para ti… ¿Tienes éxitos personales gracias a esa persona? Dale las gracias de una forma emotiva

SU PAREJA, no te olvides de hacer un guiño a la pareja. Sí, ya sea tu hijo y odies a la nuera, o sea un pesado y te caiga mal… Leer es un honor que hay que agradecer con el corazón y es una decisión de los novios, la pareja te ha elegido. Haz un comentario para cada uno y se generoso/a. Habla de qué papel ocupa su pareja en la vida del novio/a. Si representas a la familia, envía un mensaje bonito para esa persona en nombre de todos… Recuerda, es un honor que leas, se educado/a y generosa/o.

– Final:

Clausura dando las gracias a todos los presentes o bien con una frase célebre, o algo que te salga del corazón.

Quinto paso: No improvises.

Ensaya delante del espejo, fíjate en tu expresión y tu forma de mirar. Recuerda que para ser mas convincente y gustar a la audiencia, tienes que ser sonriente, hablar con soltura, mirar de vez en cuando al público y mover poco los brazos.

Sexto paso:

Llévalo impreso en una hoja limpia con letra a gran tamaño. Procura tenerlo aprendido por si ese día te tiembla tanto la mano que no puedas leerlo sujetando el papel.

 Séptimo paso:

No se lo enseñes a los novios ni nadie que sepas que se irá de la lengua, ¡que sea sorpresa!

Octavo paso:

Evita Internet y los clásicos poemas… ¡No pasa nada que copies alguna frase, ¿pero todo el texto…? 🙁

Noveno paso:

Arréglate para la ocasión. Recuerda que si tienes que leer tienes que tener en cuenta si usas gafas, si llevarás tacones demasiado altos, etc. No dejes nada a la improvisación.

Décimo paso:

Haz que tu discurso se recuerde por ser un mensaje emotivo, directo, escrito desde el corazón y que además ha sacado un par de sonrisas o risas. No te excedas más de 2-3 minutos. Lo bueno si breve, dos veces bueno.

 

 

¡Esperamos que te haya ayudado… MUCHO! ¡¡Suerte!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies